ED MAVERICK y DANIEL QUIEN se suman
para traernos este nuevo himno sad

La conjunción de dos promesas mexicanas

Escúchalo aquí

Ed Maverick ha sido uno de los actos nacionales más sonados en los últimos dos
años. El viaje comenzó cuando “MIX PA LLORAR EN TU CUARTO” (su
primer EP) se hizo viral, logrando un impacto automático y llevando la mirada
de toda la industria a su proyecto. Fuentes de Ortiz fue la canción que catapultó
su proyecto a otro nivel, logrando ya más de 130 millones de reproducciones en
plataformas de streaming. El fenómeno no terminó ahí, pues Ed logró agotar 2
Lunarios del Auditorio Nacional y un Teatro Metropólitan en menos de seis
meses.
Su gira internacional culminaba este año con su participación en Coachella,
misma que tendrá que esperar debido a la pandemia que atraviesa el mundo.
Por su parte, Daniel Quien surge como un cantautor poético y romántico, pero
con un estilo muy original, aunque su figura es apenas naciente en la escena
alternativa nacional, Daniel se ha logrado colar en los corazones de los fans y a
tan solo un año de su primer lanzamiento, ya ha logrado superar los 70,000
oyentes mensuales, además de sumar más de 1 millón de reproducciones en su
canción “AROMA A NOSTALGIA”.

Aunque ninguno de los cantautores superan los 24 años de edad, se han
posicionado como proyectos relevantes y es con esta colaboración en donde
podremos ver los dos estilos únicos convivir de una manera muy particular.
Con orígenes y referencias de música regional mexicana, los jóvenes mexicanos
lograron, de la mano del productor Milo Froideval, una canción tan romántica
como sincera, dejándonos ser testigos de la vulnerabilidad propia de una
juventud común y corriente. Aunque podríamos entenderla como una canción
de amor, se nota la carga emocional que contiene por parte de los
compositores.

“Soy un niño disfrazado con capas de corteza madura,
buscando el camino que no me aleje de tu lado”

Esta canción, que se lanza este 5 de junio, está acompañada de un video lyric
animado, en el cual podremos ver a Ed y a Daniel compartiendo pantalla